14 de junio de 2012

RUMBO: los talismanes de Carlos Fuentes

Esta semana se cumple un mes de la muerte de Carlos Fuentes , uno de los escritores más insignes de finales del siglo XX. Premio Cervantes en 1987, Premio Príncipe de Asturias de las Letras en 1994 y merecedor de la Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica en 2009, uno de los pocos galardones que le faltaban era el Nobel de Literatura, al que fue candidato en varias ocasiones.
Rumbo, la agencia de viajes online líder en ventas según IATA, recorre a modo de homenaje la vida de este prolífico y universalmente respetado autor a través de las ciudades que forman parte inseparable de su vida y obra.
Primero por su filiación (era hijo de diplomático) y más tarde por propia voluntad, Carlos Fuentes fue siempre un gran viajero y de ahí su cosmopolitismo y su audacia. Nacido en Panamá, durante su infancia tuvo la  oportunidad de conocer buena parte de América Latina y pasó los veranos en Ciudad de México por decisión paterna “para no perder el idioma y conocer mejor su país”. En Santiago de Chile y Buenos Aires, donde transcurre su adolescencia, recibió la influencia de notables personalidades del mundo cultural latinoamericano. 
Estudia leyes en la Universidad de México y estudios diplomáticos en Ginebra. En 1975 es nombrado embajador de México en París, cargo al que renuncia después por razones políticas. Durante los últimos 25 años, Carlos Fuentes ha sido unos de los grandes embajadores de la lengua española. Culto, erudito e internacionalmente respectado, Fuentes estableció relaciones personales duraderas con algunos de los hombres más poderosos del mundo, entre ellos el ex presidente Clinton,  Jacques Chirac y grandes empresarios españoles del turismo y otros sectores.
España siempre formó parte de sus lugares preferidos. De hecho, pocos meses antes de su muerte recibió el Doctorado Honoris Causa en la Universidad de Baleares. Entre sus frases célebres y comprometidas: "No hay globalidad que sirva, sin localidad que valga”.  

0 comentarios:

Publicar un comentario