13 de diciembre de 2013

Rumbo analiza los ritos y costumbres de Navidad en Europa

L a Navidad es una de las celebraciones más tradicionales del calendario religioso, marcado por ceremonias y reuniones familiares. Las ciudades se preparan para esta época de manera muy especial y, si bien la Navidad sigue teniendo algunas reglas básicas en cuanto a su tradición, lo cierto es que la celebración difiere de un país a otro. Rumbo, la agencia de viajes on-line líder en ventas según IATA, ha seleccionado las tradiciones más típicas de Francia, Portugal, Italia, Reino Unido, Grecia y Alemania. Conviene conocerlas antes de elegir destino para la Navidad.
Francia empieza a vivir la Navidad a principios de diciembre. Sin embargo, cada región tiene su propia manera de celebrar estas fiestas, especialmente en lo que respecta a la gastronomía, que varía de un lugar a otro. La tradición dicta que Père Noel y su ayudante Père Fouettard distribuyan los juguetes para la Navidad. El ayudante es especialmente temido por los niños, ya que es quien valora su comportamiento y decide si merecen una recompensa o no. En lo que respecta a Nochebuena, se trata de una fecha muy familiar en la que se cena pavo y tronco de Navidad (postre en forma de tronco).
En Portugal, el elemento que no falta en ningún rincón de la Navidad es el fuego, símbolo del triunfo de la luz sobre las tinieblas. Las celebraciones varían del norte (más fértil en leyendas y rituales heredados de las tradiciones normandas de valquirias y druidas) al centro y sur del país, donde los rituales católicos están más extendidos. Los protagonistas de la Nochebuena son el pavo y la quema de tocones de madera, pues existe la creencia popular de que cuanto más grande es el tronco y más tiempo arde, mejor será la cosecha del Año Nuevo. Como en España, se celebra  la cena de Nochevieja y se toman 12 uvas pasas en una fiesta aderezada con bolo rei (roscón) y dulces fritos. En Madeira y Azores es costumbre sacrificar un cerdo en vísperas de Navidad para elaborar suculentos platos, Lisboa se llena de luces, adornos, felicitaciones y música y Oporto conjuga la Navidad con la celebración de su tradicional Festival de Marionetas.
En Italia hay que destacar la cultura de visitar los nacimientos y belenes. Las representaciones del belén son muchas y variadas y están repartidas por todas las ciudades, pero si tuviésemos que destacar una, sin duda sería Nápoles. La característica principal del belén napolitano es que cuenta entre sus figuras, además de las clásicas, a personajes famosos, con frecuencia caricaturizados, tanto del pasado como de la actualidad. Pero si visitamos la capital, Roma, la ruta desde el mercado de la Piazza Navona incluye las principales iglesias y sus belenes. Además, todas las calles y plazas están iluminadas con adornos de Navidad que ayudan a crear un ambiente muy especial.
Los ciudadanos de Reino Unido tienen por costumbre colocar adornos en la puerta de casa realizados con ramas de pino, acebo y muérdago, adornados con cintas de colores rojas y plateadas. Los británicos también suelen mostrar todas las cartas de felicitación recibidas de amigos y familiares, colgadas en una pared cerca del árbol de Navidad. Según la tradición, los coros populares  llaman a la puerta de las casas y cantan villancicos a cambio de pequeñas donaciones para obras de caridad. En Nochebuena, no se acostumbra a hacer la cena de Navidad. La celebración es para el día siguiente. La mañana de Navidad está reservada para a abrir los regalos, estar con los seres queridos y desear a todos Feliz Navidad.
Grecia, a pesar de ser un país cristiano, es ortodoxa. En la víspera de Navidad los niños van de casa en casa cantando villancicos a cambio de golosinas, frutos secos y regalos. La celebración de la Navidad en Grecia es bastante sobria, sin árbol de Navidad, luces u otras manifestaciones festivas. Sin embargo, la cena del 24 de diciembre es muy abundante e incluye variedad de frutas, christopsomo (pan de Navidad), cordero, pescado y –por influencia de otros países –también pavo aderezado con tomate, aceitunas y aceite de oliva. No hay reparto generalizado de regalos ese día. La figura típica de la Navidad griega es San Basilio, el santo más popular de Asia Menor. Él es quien distribuye regalos a los niños el 2 de enero, día de San Basilio.
En Alemania la celebración comienza el 6 de diciembre con la visita de San Nicolás, llamado también Santa Klaus. Según la leyenda, el santo visita los hogares y reparte manzanas, nueces y caramelos entre los niños que se han portado bien. Se celebra una cena especial el día de Nochebuena, pero es rápida y sencilla, más parecida a una reunión de amigos y familiares que a un gran ágape. Tras la cena, los niños se reúnen a cantar hasta que una campana anuncia la hora de abrir regalos. En la tarde del 31 de diciembre, los alemanes celebran la fiesta de San Silvestre en las calles, donde se come, se bebe y se hacen predicciones para el futuro. A medianoche hay fuegos artificiales que, según la tradición, ayudan a ahuyentar a los malos espíritus.

0 comentarios:

Publicar un comentario