10 de diciembre de 2013

Más sexo, menos peleas: el secreto de las "Felices Fiestas"

La llegada de la Navidad y el Año Nuevo puede ser una buena oportunidad para reencontrarse con la pareja, sobre todo cuando existen tensiones o cuando se está cerrando un año complicado para el vínculo. Aquí, las claves para disfrutar y levantar la temperatura.


Por lo general, la previa a los festejos navideños está acompañada de ansiedades y desacuerdos en relación a los lugares de encuentro cuando hay diferentes opciones familiares. El mejor escenario es decidir qué hacer sin que nadie se sienta molesto u obligado; el peor: reflotar rivalidades familiares, o de pareja.

Sabemos que los problemas no resueltos encuentran siempre resquicios para meterse y las fiestas pueden ser el momento para que estallen discusiones y reproches varios. Las demandas del entorno (madres, padres, suegros y amigos) se entrecruzan con los problemas internos y provocan más conflicto. Muchas personas se sienten tironeadas por ambos lados y no saben si cumplir con las exigencias externas o defender el vínculo de pareja.

Así como el Fin de Año sirve para hacer un balance de lo vivido, también debería ser la oportunidad para decir “¡basta!” a aquellas situaciones que provocan dolor y, a partir de esta nueva postura, aspirar a lo mejor en lo personal y vincular.

Más allá de las crisis, aquellas parejas que aún se siguen eligiendo deberían aprovechar este momento festivo para reafirmar el amor y defenderlo ante cualquier situación foránea que pretenda entrometerse. Muchas crisis de pareja son innecesarias y no dependen de severos problemas del vínculo, solo demuestran la incapacidad para poner límites a la influencia externa, como si todavía alguno de ellos o los dos tuviera que responder a su hogar de origen.

Consejos: si hay algo que festejar y reafirmar es el compromiso de estar juntos. El calor de la noche y, por qué no, una copita de vino o champan sirven para iniciar el contacto cuerpo a cuerpo. La intimidad puede ser también la protagonista de estas noches concurridas, solo es cuestión de darle el lugar que se merece. Hacer insinuaciones con frases, caricias, "toqueteos" bajo la mesa, o un brindis provocador convocan al placer.

Tips para vivir una noche especial

* Aprovechar Las Fiestas para reencontrarse con la pareja.

* Preparar regalos que sorprendan: tarjetas con frases sugerentes, lencería erótica o juguetes sexuales.

* Regalarse una noche de hotel.

* Usar disfraces alusivos a Las Fiestas (por ejemplo, el de Papá Noel) con un toque sensual y erótico.

* Susurrar fantasías al oído, o tocar al otro en forma provocativa, escondidos a los ojos de los demás invitados.

* Invitar a la pareja a tener un brindis en la intimidad.

Fuente: Entremujeres.com

0 comentarios:

Publicar un comentario