15 de octubre de 2013

Rumbo- Cementerios llenos de vida para visitar en Halloween

La tradición de visitar cementerios en el primero de noviembre se mezcla hoy con la noche de brujas (Halloween) de la tradición americana e invita a disfrutar tres días de puente. Rumbo, la agencia de viajes on-line líder en ventas según IATA, ha realizado una selección de los cementerios más curiosos para visitar en Halloween y conocer más a fondo la historia y curiosidades en torno a los cementerios. Combinado de vuelo + hotel desde 236 euros.

 
La Laguna (Tenerife) alberga el primer cementerio de cenizas de Canarias. Este peculiar camposanto se creó para dar una solución a las familias que, después de incinerar a sus seres queridos, no saben qué hacer con las cenizas y quieren evitar una multa por esparcirlas libremente. Este Jardín de Cenizas cuenta con una superficie de 2.000 metros cuadrados donde se pueden permite depositar gratis los restos, rodeados de palmeras, laureles y lavanda. El único requisito es inscribir en  el registro los datos de los fallecidos. 


En Ámsterdam hay dos cementerios más que curiosos: el Fietsdepot (cementerio de bicis), que guarda unas 10.000 bicicletas retiradas por las autoridades por estar mal aparcadas o abandonadas. De ellas, apenas el 25% son recuperadas por sus dueños y el resto se tiran o se venden en subastas. El otro es el Cementerio de Oriente (Nieuwe Ooster), con una rica historia y monumentos espectaculares. Este cementerio es conocido porque se ha convertido en una reserva natural de especies animales, plantas y árboles. En 2003 consiguió la categoría de monumento. Uno de sus rincones más bonitos es el estanque donde flotan las urnas de personas que han sido cremadas, una idea que ha recibido varios premios.

El camposanto de Père Lachaise, al este de París, es considerado la necrópolis más célebre del mundo por el valor artístico de sus panteones, monumentos y mausoleos y por acoger a los difuntos célebres que marcaron la historia de los siglos XIX y XX, entre otros Molilère y Lafontaine. Si bien cuando fue inaugurado en 1804 los parisinos veían como una deshonra la inhumación de sus seres queridos en las afueras de la ciudad, hoy este cementerio recibe millones de visitas al año y es un lugar incluido en muchos tours de la capital francesa.  Una de las tumbas más concurridas del camposanto, que aloja más de 300.00o difuntos, es la de la estrella de rock Jim Morrison. Chopin, Oscar Wilde, Marcel Proust y María Callas son otros de sus vecinos insignes.

El  Cementerio de los Placeres (Cemiterio dos Prazeres, al oeste de Lisboa) ofrece incluso tours guiados por las tardes y noches. Acoge a famosos y diversas personalidades portugueses, entre los que figuran actores, cantantes, escritores, pintores y presentadores de televisión. Allí pueden verse varios mausoleos, algunos del tamaño de pequeñas capillas, pertenecientes a las familias más adineradas y que muestran ricas esculturas, decoraciones e incluso estatuas de los difuntos. Aprovechando la visita al cementerio, se puede disfrutar de sus fantásticas vistas sobre el río Tajo, el valle de Alcántara y el Puente 25 de abril.

La necrópolis londinense de Highgate es conocida en todo el mundo tanto por su belleza como por la fama de algunos de sus ‘inquilinos’. Grandes personajes como Karl Marx, la escritora Virginia Wolf o la familia de Charles Dickens han encontrado aquí su última morada. Forma parte de la red de ‘los Siete Magníficos’, que agrupa los siete cementerios construidos en el siglo XIX para “desahogar” los aledaños de iglesias y parroquias londinenses, atiborrados de tumbas como consecuencia del hambre y el cólera. Declarado lugar de interés arquitectónico, este cementerio se hizo famoso como la "Morada del Vampiro de Highgate". En 1967, el cazador de vampiros Sean Manchester investigó las supuestas visiones de cuerpos que salían flotando de sus tumbas y tres años después se inició una caza de vampiros cuyo precursor, David Jarrant, acabó entre rejas. 

En Estambul, el cementerio Eyüp –situado junto a la mezquita del mismo nombre –es la mayor necrópolis musulmana del mundo. Por su belleza y originalidad, más bien parece un museo al aire libre. Alberga un mausoleo de 6 columnas y una cúpula donde está enterrado el caballo del sultán Mahmut I (1730-1754). Los visitantes pueden pasear entre sus obeliscos, coronados con turbantes de distintas formas que indican la posición social del difunto, y decorados con inscripciones llenas de ingenio y sentimiento. Junto a la mezquita Süleymaniye Camii, la más suntuosa de Estambul, construida por Suleimán el Magnífico, se encuentra otro cementerio famoso, donde reposan Suleimán y Roxelana, en tumbas ricamente decoradas.

0 comentarios:

Publicar un comentario