4 de octubre de 2013

El Retiro, un símbolo de Madrid

El parque del Retiro en Madrid es todo un referente para los habitantes de la ciudad y para los turistas.

 
Madrid no sería Madrid sin él, aunque él siempre ha sido una vía de escape del Madrid más frenético. El parque de El Retiro, con sus casi 120 hectáreas, es uno de esos lugares mágicos que esconde en su centro la capital de España y que invita a perderse y olvidar el ajetreo habitual que azota sus calles.

Considerado el pulmón de la ciudad, escenario de actividades y eventos de todo tipo, el parque de El Retiro tuvo unos orígenes muy vinculados a la realeza: se diseñó alrededor de 1640 sobre unos terrenos de frondosa vegetación con el fin de proporcionar a la Corte de Felipe V un espacio de esparcimiento y recreo.
Dentro de él destaca su gran lago artificial, en el que es tradicional alquilar una de sus pequeñas barcas y disfrutar de una tarde plácida en sus orillas; la zona de La Rosaleda, inspirada en el parisino Bois de Boulogne; la Fuente de la Alcachofa y la del Ángel Caído o el imponente Palacio de Cristal, que hoy en día alberga diferentes exposiciones de arte contemporáneo.
 
También es imprescindible visitar su paseo de las estatuas –que en realidad se llama Paseo de Argentina-, una de las más anchas y en la que se pueden admirar una docena de esculturas de monarcas españoles de todos los tiempos. La avenida conecta con la entrada más famosa es la llamada Puerta de España que desemboca directamente en la calle Alfonso XII.
El parque posee una ubicación privilegiada, situado entre las calles Alcalá, Poeta Esteban de Villegas, la avenida Menéndez Pelayo y la calle Alfonso XII, donde se puede ver uno de los hoteles boutique de Madrid más exclusivos, construido en un palacio del siglo XIX. En toda esa zona, caminar observando estos hermosos edificios que rodean al parque es una oportunidad de descubrir ese Madrid señorial que se ha ido perdiendo en otros barrios de la ciudad.

Ese encanto que ofrece el elegante barrio de Salamanca de Madrid cobra un aire más bohemio dentro del parque, donde toda diversidad es motivo de armonía: cantantes, obras de teatro ambulantes, sesiones de taichí, yoga o Pilates, juegos de niños, picnics y rodajes de cortos improvisados… El Parque de El Retiro es el vivo reflejo de su sociedad, inquieto, un tanto rebelde, hospitalario y tranquilo.

Hoteles cerca de El Retiro:
 
 

0 comentarios:

Publicar un comentario