25 de enero de 2013

RUMBO selecciona los Metros más espectaculares del mundo

Cuando se cumple el 150 aniversario del Metro de Londres, el más antiguo del mundo, Rumbo –la agencia de viajes online líder en ventas según IATA –ha seleccionado las redes de Metro más espectaculares del planeta. Además de ser transporte rápido y eficaz, algunas redes de Metro se han convertido en verdaderas obras de arte y lugares de visita indispensable para interesados y curiosos. Alojamiento en hoteles de 3* y 4* desde 55 euros por habitación doble y noche.
El Metro de Dubai es una red totalmente automatizada (sin maquinistas) que recorre la capital de Emiratos Árabes Unidos mediante subterráneos y viaductos. Construida por empresas japonesas y canadienses, se inauguró en 2009. Entre sus singularidades destaca por ser la primera red de tren urbana en la Península Arábiga y la red de metro automática más larga del mundo. Amplio, moderno y confortable, tiene espacio suficiente para que los viajeros vayan normalmente sentados. Usa un tercer riel para alimentar de energía a su conjunto de impulsión y –para tranquilidad de los más suspicaces –dispone de personal entrenado que acompaña a los pasajeros para ayudarles en cualquier situación de emergencia, duda o imprevisto.
Del Metro de Estocolmo (Suecia) se dice que es una exposición constante por la cantidad de estaciones decoradas y porque además es uno de los más originales de Europa. Inaugurado en 1950, en más de 90 estaciones (la gran mayoría) exhibe alguna obra de arte. Por el precio de un billete de Metro, los viajeros pueden hacer un recorrido artístico de esculturas, pinturas, mosaicos e inscripciones que resumen la historia de Suecia desde los años 50. Tal es el atractivo de la red de estaciones suecas que incluso existen visitas guiadas –todo el año y, además, gratis –que parten de la estación central (T-Centralen). Guías profesionales acompañan a los usuarios en recorridos de 4-5 estaciones y les explican el origen y contenido de los distintos ‘escenarios’.
Paralizada su construcción tras la II Guerra Mundial por la situación de pobreza en que se encontraba el país, el Metro de Praga arrancó finalmente en 1974, configurando sus tres líneas un triángulo con puntos de intersección en 1985. Como dato curioso, señalar que el trayecto sobre la superficie se realiza dentro de tubos elevados. Debido a su pasado soviético y su mezcla de culturas, el Metro de Praga es una visita obligada, además la mejor forma de recorrer la ciudad, con tarifas muy económicas y trenes cada 2-3 minutos. Los billetes no se revisan al subir, pero hay inspectores vestidos de calle que pueden pedir su billete al viajero en cualquier momento.
El Metro de Moscú, conocido también como el ‘palacio subterráneo’, fue inaugurado en 1935 y es el más importante del mundo por densidad de pasajeros: 2.389 millones de personas lo usaron en 2011. Des sus 177 estaciones, 72 están a más de 60 metros de gran profundidad. Es la llamada ‘sección profunda’, construida durante la guerra fría y cuyas estaciones están preparadas como refugio humano en el caso de guerra nuclear. En el Metro –la temperatura se mantiene a 25 grados en verano y 15 en invierno –, algunas estaciones son auténticas obras de arte abiertas al público. Sirvan de ejemplo Novoslabódskaya, rodeada de vidrieras policromadas realizadas por el pintor Korin en Riga y luego transportadas a Moscú; Kíyevskaya, construida por los arquitectos Katonin y Golubev en 1954 en honor del 300 aniversario de la reunificación de Rusia con Ucrania; o Komsomólskaya, dedicada a la lucha del pueblo ruso por la libertad y engalanada con 9 arañas gigantescas y 8 enormes mosaicos.
El Metro de Bilbao, el más cercano y nuevo de esta selección, conforma la cuarta red de Metro de España y la tercera por número de pasajeros. Inaugurado en 1995, su diseño es obra del famoso arquitecto Norman Foster, que ideó un proyecto muy urbano basado en acero, cristal y hormigón. Su arquitectura, diseño e innovación en los sistemas de recogida de agua y aprovechamiento energético le han valido distintos premios y reconocimiento de alcance mundial. Entre ellos destacan el Premio de diseño Veronica Rudge Green Prize otorgado a Foster por la Universidad de Harvard; el Premio Brunel al diseño ferroviario recibido por la Estación de Sarriko, dotada con un museo-exposición y luz natural; o el 2º Premio Europeo EMAS, que la UE otorga a las empresas más comprometidas con el desarrollo sostenible.

0 comentarios:

Publicar un comentario