26 de junio de 2012

Luna de miel en los castillos y palacios de República Checa

República Checa se presenta como un destino inexplorado aún en el tema de lunas de miel, pero es, sin embargo, el lugar en que llenar los corazones de los recién casados de romanticismo. Convirtiendo algunos de sus palacios y castillos, rodeados de frondosos bosques y cultura, en hoteles, consigue que el viaje más especial de la vida de cualquier persona, se convierta en una luna de miel inolvidable.

En República Checa hay más de dos mil castillos y palacios que muestran la larga historia de este pequeño país del corazón de Europa, y muchos de ellos han sido reconvertidos en hoteles de lujo ofreciendo una alternativa para lunas de miel saliendo de lo habitual. Desde habitaciones en construcciones góticas, residencias de estilo renacentista, palacios barrocos hasta castillos neogóticos con románticos jardines artificiales, que en ocasiones albergan entre su mobiliario verdaderas joyas de la artesanía checa y europea a lo largo de la Historia.



El Palacio Mostov, en Cheb, que data del siglo XIV y entre sus joyas destaca la colección de porcelanas incorporadas por uno de sus propietarios en el siglo XIX, Georg Haas von Hasenfels y que fue declarado monumento cultural, dispone de un área reconvertida en hotel de lujo (www.mostov.cz). El Chateau Mcely, barroco, que sirvió de residencia a diversas familias nobles, es uno de los más demandados para lunas de miel. El Palacio Jemniste (www.jemniste.cz) o el Palacio Novy Bernstejn (www.berstejn.cz) son otros recintos que ofrecen este tipo de alojamiento de lujo.



Entre otros increíbles edificios, cabe destacar el Hotel Ruze, implantado en un antiguo monasterio jesuita del siglo XVI en la pintoresca ciudad de Cesky Krumlov (Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO). El impresionante edificio mantiene el estilo renacentista original y el entorno que ofrece la ciudad en que está situado lo convierten en un hotel perfecto en que disfrutar de la luna de miel (www.hotelruze.cz).



Junto a esta modalidad existe otra opción que permite disfrutar del ambiente propio de los castillos y palacios, a un precio mucho más asequible. Se trata de hoteles erigidos dentro de los recintos palaciegos, aunque en edificios independientes, como el Hotel Maximilian (www.hotelmaximilian.cz) ubicado en los jardines del Palacio de Loucen, que data del siglo XIII.



Así, República Checa, uno de los destinos europeos románticos por excelencia, demuestra que saliendo de Praga, hay también un maravilloso entorno perfecto para una luna de miel, en un país que ofrece un escenario cultural como valor añadido.



Cesky Krumlov:  Una encantadora ciudad que se construyó en torno a un castillo del s. XIII a orillas del Moldava, en la región de Bohemia del Sur, y que es un ejemplo de ciudad medieval del centro de Europa, fue la primera de República Checa en ser inscrita en el listado de la UNESCO en 1992.



20 AÑOS 12 MONUMENTOS

2012 República Checa, país de la UNESCO

0 comentarios:

Publicar un comentario