3 de febrero de 2010

Iberia cobrará 60 euros por facturar una segunda maleta en vuelos de largo radio

A partir del 1 de marzo Iberia aplicará nuevos criterios en su franquicia de equipaje, según anunció ayer la compañía, con cambios significativos tanto en vuelos de largo radio como en medio y corto. Las nuevas medidas supondrán un estímulo para los pasajeros que viajan en cabinas Premium y un palo para los de las tarifas más ecónomicas en vuelos de largo radio
A los pasajeros de cabina turista permitirá facturar uan sola pieza equipaje de hasta 23 kilogramos en vuelos de corto y medio radio. A los de Business, les aumenta hasta 46 kilos en dos maletas.
En los vuelos de largo radio, los pasajeros de cabina turista podrán facturar sin coste sólo una pieza de 23 kilos, en lugar de las dos que se permiten en la actualidad, medida que no afecta a las tarifas turista completa, excursión y tarifa de empresa.
Los pasajeros afiliados a los programas Iberia Plus Platino, Oro y Plata tendrán, entre otros beneficios, la posibilidad de facturar una maleta adicional a la franquicia que les corresponda, independientemente de la tarifa escogida.
Las piezas de equipaje adicionales se podrán facturar al realizar el auto check-in online en la página web de la aerolína a un precio de 50 euros --diez euros de descuento respecto a la tarifa en el propio aeropuerto--.
La entrada en vigor de estas modificaciones, que no afectan la política de equipaje de mano, está fijada para el 1 de marzo, por lo que los billetes comprados con anterioridad a esa fecha mantendrán el sistema de franquicia con el que fueron emitidos.
“Pensando en el pasajero”
Según portavoces de la aerolínea española, la nueva política de facturación de equipaje viene a unificar los criterios que se seguían hasta ahora, por peso o por pieza, con el objetivo de "eliminar bultos y simplificar su manejo, lo que redundará en una mayor agilidad y en menores costes”.
La compañía argumenta que su nueva política se enmarca dentro de una tendencia generalizada en el mercado que busca, fundamentalmente, entre otros objetivos, “poder seguir manteniendo tarifas baratas para los clientes que viajan en vuelos trasatlánticos y, por otra parte, ofrecer servicios diferenciales a los clientes de negocios y que pagan las tarifas más elevadas". Con ello, se alinea a la política de British Airways, con la que está próxima a materilizar uan fusión.
La aerolínea destaca que la medida reducirá "el peso en los aviones y, por lo tanto, el consumo de combustible y las emisiones de CO2", además de simplificar y agilizar las operaciones, con lo que "se ganará en puntualidad". Todo beneficios para el pasajero.

0 comentarios:

Publicar un comentario