25 de mayo de 2009

Reabre el Parador de Turismo de Argómaniz

Han sido 29 meses de trabajo de conservación, mejora y modernización en la fachada y el interior del Palacio de los Larrea. Dos años y medio que han permitido mantener la grandeza de este edificio renacentista con siglos de historia por el que pasaron personajes como el mismísimo Napoleón y que también han servido para mejorar y modernizar todas las instalaciones.
Terminadas las obras, el Parador ha vuelto a abrir sus puertas al público esta semana con una cara nueva que, sin embargo, mantiene el señorío, la elegancia y el encanto del viejo Palacio.
Los trabajos de remodelación han servido para mantener las 53 habitaciones ya existentes, pero se ha mejorado su distribución y también sus dimensiones. De hecho, tres de ellas han pasado ha ser habitaciones superiores y otra más se ha convertido en suite.

Las obras también se han centrado en redistribuir los espacios en las tres plantas y en remodelar las zonas comunes: tanto la cafetería como los salones y las zonas de trabajo.
La reforma del Parador ha servido también para realizar diversas actuaciones para mejorar la accesibilidad, para personas con discapacidad, tanto al propio edificio como a las zonas comunes y a las habitaciones.

Las obras, que han supuesto una inversión de 8,4 millones de euros, también han incluido la redecoración total del edificio y diversas actuaciones en el edificio independiente de La Casona, donde se ha creado un salón de baile y zonas de trabajo.

Abierto al público en 1978, el Parador de Argómaniz ha servido, desde su puesta en marcha, como dinamizador turístico y centro de operaciones de quién desea visitar la provincia Alavesa. El espléndido palacio renacentista tiene además el encanto añadido de dominar toda la belleza natural de la llanura alavesa, la sierra de Gorbea y el pantano de Ullibarri Gamboa.

0 comentarios:

Publicar un comentario